A preparar los pochoclos: el cine como recurso didáctico en la escuela

0
52

El cine funciona como recurso didáctico para la enseñanza en la escuela ¿Cómo lo podemos aplicar para el inglés? ¿Qué estrategias podemos usar?

Roberto Bossio es profesor en Lengua Inglesa y Traductor Público en inglés por la Universidad Nacional de Córdoba (UNC).

Trabajó como docente y coordinador académico en Educación Primaria, Secundaria y Superior y se especializa en la enseñanza de la segunda lengua en nivel Primario.

Además, participó en la redacción del Diseño Curricular de Educación Primaria y Secundaria en el área inglés para el Ministerio de Educación de la provincia de Córdoba.

¿Por qué el cine puede convertirse en un recurso didáctico en inglés?

Primero que nada, Roberto aclara que no sólo el cine puede usarse sino también las series y los videos cumplen el mismo propósito.

“Podemos usarlos para introducir elementos culturales, para ver situaciones de la vida real donde se conjugan los elementos lingüísticos con los paralingüísticos, para escuchar diferentes acentos. También sirven como disparadores para una amplia variedad de actividades relacionadas con las cuatro habilidades”, menciona.

Como propuesta, explica que muchas veces se puede cortar diferentes escenas o bajarlas de Youtube para trabajarlas en clase y poder relacionarlas con las otras actividades del mismo día.

Bossio señala que no existe película alguna que no conlleve una carga cultural: “Los dos ejes más fuertes son el social y el lingüístico para trabajar en las clases de inglés: esto da lugar a analizar no solo todo tipo de arte de dicha cultura, sino también su aspecto lingüístico: actos de habla, rituales, el uso del tiempo, la interacción dialógica, entre otras cuestiones”.

El cine se vuelve en el aula un recurso multifuncional con el cual se pueden emplear variadas estrategias. Y a eso vamos.

¿Qué estrategias se pueden usar para exista un proceso de enseñanza – aprendizaje?

Al respecto, Roberto dice: “Más que de métodos o enfoques yo hablaría de estrategias. El usar partes del material para hacer hincapié en situaciones comunicativas que hagan ver al estudiante la cultura extranjera y que la puedan comparar con la propia es una estrategia que les gusta. Recordemos que tanto al niño como al adolescente les gusta hablar de ellos y ellas”.  

Otra estrategia es guiarlos a las y los estudiantes para que ellos mismos concienticen detalles de la pronunciación extranjera usando o videoclips o escenas de filmes o series. Otra propuesta de Roberto es trabajar con películas que están basadas en cuentos que son de fácil acceso para estudiantes.

“Hay mucho material en Youtube, por ejemplo, que es material educativo para enseñar inglés, desde lo básico como números y colores hasta capítulos secuenciados”, agrega.

Un ejemplo de intervención educativa

Una estrategia que le da mucho resultado, comenta Roberto, es extraer expresiones o estructuras de una película, escribirlas en pedacitos de papel, repartir los pedacitos de papel aleatoriamente entre mis alumnos y pedir que ellos las contextualicen en una situación dialógica social real.

Entonces, cada vez que alguno de mis estudiantes va presentando la situación la cotejamos con la situación en la película. Toy Story, cualquiera de las tres partes de la saga, tiene mucho para usar de esta manera.

Poner una película no es en sí mismo un método

El docente resaltó la importancia de comprender que la inclusión de diferentes productos culturales en el aula no constituye en sí misma un método didáctico.

Además, no hay una única manera de apropiarse de ellos en sentido pedagógico, puesto que las películas, las series, los avisos publicitarios, los videoclips, los documentales y los videos comunes o educativos se vuelven un recurso dependiendo de las intenciones del docente.

“Si paso una película en clase solo para no tener problemas de disciplina o para ponerme al día con el libro de temas o cualquier otro papeleo institucional, tal vez mis estudiantes queden atrapados por la película en sí, o por su argumento o por sus efectos especiales, pero en ningún momento esta película se vuelve un recurso didáctico y, por ende, no existe un proceso de enseñanza-aprendizaje”, aclara.

Para que ocurra, entonces, es necesario un docente que construye en torno al uso del material una serie de actividades previa, durante y posteriormente, utilizando diversas estrategias para la introducción, práctica o revisión de algún material específico y usando el método o enfoque que más se adapte a los objetivos planteados para la clase.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí