El camino de la articulación para el Desarrollo Territorial en Arroyo Algodón

0
177

Escribe: Esp. Federico Zuliani (Docente e Investigador UNVM)



Durante el año 2020 entre el Ministerio de Educación de la Provincia de Córdoba y el Instituto Académico Pedagógico de Ciencias Sociales de la UNVM decidimos iniciar un trabajo articulado para el fortalecimiento de los Proyectos Escolares Productivos de Base Local (PEPBL) (1). Para lograr ese objetivo trabajamos durante cinco encuentros con ocho directores/as de escuelas rurales de la provincia, utilizando la Metodología de Innovación Pública (MIP) (2).

Ese antecedente de labor conjunta con el Ministerio constituyó el puntapié inicial para la construcción de una mesa de diálogo entre la Municipalidad de Arroyo Algodón, el Ministerio de Educación de la Provincia, el IAPCS, el EnRED, el IPEM 414 y el CIAP-INTA a partir de la cual definimos una agenda de trabajo con el objeto de contribuir al desarrollo territorial de la localidad de Arroyo Algodón.

En este marco, sostenemos que la perspectiva del desarrollo territorial efectúa aportes relevantes y nos invita a reflexionar sobre este proceso, en el cuál es fundamental la construcción colectiva de diálogos y saberes entre actores territoriales y la consolidación de diversas capacidades instaladas en los territorios para dar respuestas a problemáticas multidimensionales que enfrentan los territorios (Costamagna y Larrea, 2017). 

En la misma línea, Madoery plantea que el desarrollo es un proceso social complejo, cuyos actores protagonistas son los sujetos y colectivos de los territorios, que lo construyen mediante acuerdos, instrumentos y estrategias, es decir, un proceso de las personas y no para las personas (Madoery, 2012).

En ese camino, construimos de manera colectiva una mesa de trabajo y articulación, donde establecimos una agenda de temas, objetivos, actividades y plazos. Como consecuencia de ello, realizamos una capacitación sobre la Metodología de Mapeo Colectivo y la plantación de la primera parte de la cortina forestal de Arroyo Algodón en el lado sur de la localidad, actividades con un alto impacto ambiental y social. De manera análoga, esta vinculación multiactoral derivó en la planificación de nuevas actividades para el transcurso del presente año. 

Tal como lo plantea Rovere y Tamargo, entendemos que uno de los factores fundamentales de dicha articulación lo constituye la construcción de relaciones de confianza entre los actores, el establecimiento de objetivos compartidos, la voluntad de trabajar con otros y el deseo de cada institución de incidir en otros espacios mayores a los que habitualmente llega. A cinco meses de la primera reunión con todos los actores, de ese hito inicial donde la voluntad de hacer con otros se expresó, la red de vínculos se afianzó a través de establecer objetivos del trabajo compartido, el desarrollo de acciones conjuntas y la planificación de nuevas acciones, reconociendo la particularidad e impronta de cada uno de los actores involucrados.

A medida que fue transcurriendo el proceso, nos formulamos algunos interrogantes sobre lo que es, fue y va a seguir siendo esta dinámica de articulación multiactoral, vinculados a pensar cuáles son los desafíos emergentes productos de este trabajo colectivo, que cambios se produjeron al interior de cada organización a partir del trabajo en red y qué rol ocupan los gobiernos locales en la promoción de procesos de desarrollo territorial. En este punto, queremos poner en valor que la construcción de preguntas, a medida que se desarrollan las acciones, se concibe como una herramienta pedagógica que retroalimenta el proceso multiactoral y permite co-construir nuevas acciones y objetivos. Es decir, reflexionar de manera colectiva a medida que hacemos y hacer como un disparador para reflexionar.

A modo de conclusión, comprendemos que este camino construye capacidades y promueve intercambios entre las organizaciones, instituciones y sujetos participantes, en vistas a lograr la transformación de la realidad social de los territorios. En ese sentido, entendemos que la experiencia relatada nos sirve para pensar que no existen recetas únicas a la hora de promover el desarrollo territorial, sino que es un proceso que se edifica según la particularidad de cada territorio y los actores involucrados en él.

[1]Los Proyectos Escolares Productivos de Base Local constituyen una propuesta pedagógica que integra el Ciclo Básico de la Educación Secundaria rural, impulsado conjuntamente por el Ministerio de Educación Provincial con el Ministerio de Educación Nacional.  Entre sus objetivos, se mencionan: proporcionar entornos de aprendizaje abordando problemáticas locales identificadas en colaboración con miembros del territorio, idear y adoptar resoluciones tecnológicas para dar respuesta a una problemática local e impulsar la construcción colectiva de conocimientos, en aras de fortalecer el desarrollo rural local y el desarrollo territorial. Dato disponible en: www.cordoba.gov.ar- Consultado el 04/05/2021.

[2] La Metodología de Innovación Pública busca consolidarse como una herramienta novedosa del IAPCS en el campo de las metodologías participativas. Entre sus elementos constitutivos se destacan: dinámica innovadora, sinergia entre actores y recursos, procesos de construcción colectiva y el impacto o valor agregado público. Recuperado del Informe Final- Consultado el 04/05/2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here