Todas en asamblea: una experiencia para llevar el 8M a escuelas

0
204

Cuando las estudiantes tocaron la puerta a las profes, días antes del 8 de marzo de 2019, no sabían que iban a sentar un precedente. No sabían, pero si querían, reunirse todas, verse las caras, contarse que les pasaba, cómo les atravesaba en el cuerpo un nuevo 8 de marzo, un nuevo Paro Internacional Feminista.

Sabían que del otro lado iban a ser escuchadas, estaban las profes. Las que coordinan, hace más de diez años, un equipo interdisciplinario de Educación Sexual Integral en una escuela cordobesa.  

En su carrera como docente, comunicadora social y formadora docente, Agustina Beltrán, recuerda esta experiencia cómo una de las más enriquecedoras. En conjunto con el Centro de Estudiantes, organizaron una asamblea de mujeres, lesbianas, trans y no binaries de la escuela secundaria cómo modo de acercar el 8 de marzo a las escuelas.

“Fue muy grande y muy conmovedor. Aparecieron temas que se repiten en todos lados, situaciones de múltiples violencias en las calles, en las casas, en las instituciones. Violencias de distintas formas desde el silencio hasta lo explicito. También surgió la pregunta de qué hacer con los varones, como abordar a las masculinidades”, relató Agustina Beltran a Villa María Educativa.

Para pensar el contenido a charlar durante la asamblea, retomaron las consignas de la Asamblea Ni Una Menos Córdoba y las pusieron sobre la mesa: “pensamos esas consignas con ojos de la escuela”.

Las preguntas rondaron en torno a quienes cuidan, quienes limpian los hogares, quienes realizan el acompañamiento de niñas y niños en etapa escolar hasta pensar la tarea escolar y la asignación de roles dentro del curso.

Abrir espacios

Abrir espacios y una escucha activa son, para la docente, modos de sostener la difícil tarea que llevan adelante desde el equipo de ESI.

“Abrir espacios para poder decir, poder decir en palabras lo que nos pasa, hacer preguntas a la vida cotidiana, unir las consignas con las movilizaciones, con lo que nos pasa dentro de la escuela, cómo nos afecta”, relató Agustina.

Además, contó: “niños y niñas están muy conscientes de quienes son sus cuidadoras. Es interesante para conversar sobre derechos, justicia y ciudadanía”.  

No hay una propuesta única

Para Agustina, la posibilidad de hablar sobre el 8M y #NiUnaMenos depende de las estrategias que pueda construir cada docente y no hay una receta única. Las instituciones son muy distintas, a veces las docentes están solas y a veces acompañadas.

Entre las propuestas, planteó la posibilidad de abordar los contenidos obligatorios de la asignatura, pensar las reglas de la institución de acuerdo al género, hablar en las salas de profesores, en grupos de Whatsapp y en las entrevistas con las familias.

“Desde ciencias sociales con la historia y en matemática con conceptos de economía, hasta cómo pensamos las clases de deportes y educación física”, dijo.

La docente remarcó que estas fechas, que se relacionan con la tradición escolar y que marcan agenda, deben poder trabajarse de manera transversal todo el año y no sólo un día o una jornada.

“Tiene que estar en toda la práctica y espacios institucionales. Las efemérides son una posibilidad, pero no deben quedar ahí, tenemos que hacer escuelas que sean para todos y todas”, aseguró.

Foto ilustrativa

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí