“La seño en casa”: la reconversión de un alma de docente

0
269

Estela “Mary” Finelli produjo una reconversión de su alma de docente sembrando el proyecto “La seño en casa”. Un emprendimiento de apoyo escolar primario y secundario.

Para sus alumnos sigue siendo la “señorita Mary”. Más de 30 años de experiencia en escuelas urbanas, mayormente rurales, y hasta docente del Patronato de la Infancia.

“La seño en casa”

Cuando le llegó la jubilación (2016) estuvo seis meses sin actividad alguna. Se entera que en el Patronato de la Infancia necesitaban personal, se inscribe y la convocan a trabajar. Ejerció la docencia allí durante tres años.

Fue ahí donde la ficha hizo repicar sus intenciones. “Me di cuenta que hay muchos chicos que llegan a una edad, 10 a 12 años, donde lamentablemente no han aprendido a leer y escribir”, enfatiza Mary en pleno Siglo 21.

Mary fija sus metas en aquellos niños y jóvenes que no accedieron a una correcta alfabetización

Esa experiencia la marcó a fuego. La pandemia la “corrió de lugar”, dice, y comenzó con esta experiencia del apoyo escolar, también vía virtual. Aunque en la pre pandemia ya contaba con dos alumnos particulares.

Literalmente se llevó el aula a su casa. “Eso es lo que me gusta y me motiva”, dice.

Por otra parte, Mary no deja pasar la oportunidad de hacer conocer algunas nuevas inquietudes. “Me gustaría hacer un curso destinado a todos aquellos niños y niñas que no aprendieron a leer y escribir”, explica. Pero “estaría necesitando algún apoyo”, ya que la idea central está basada en la interacción virtual, vía WhatsApp, con telefonía celular.

Explica que esos alumnos, con base en la vulnerabilidad, no pueden pagar una clase particular. Allí nace su idea.

Desandando caminos

Se especializó en educación rural. Desde muy joven transcurrió toda su carrera recorriendo campos y montes para llegar a dar clases. Llegó al cargo de directora y lo desempeño durante 28 años.

Mary en plena clase virtual

Las escuelas rurales por donde transpiró conocimientos fueron: la Martín Díaz (cerca de Pampayasta); en el Campo Caprili (zona de Hernando); en Las Margaritas (zona de Los Zorros); Campo Tibaldi (cerca de Tío Pujio) y Monte de los Lazos.  

Llegó a vivir a Villa María en 1996. Es oriunda de Oliva y también vivió en Tío Pujio. “Debido a la lejanía, quería estar más cerca de la ciudad”, cuenta, explicando la idea de encontrar escuelas rurales menos distantes a la urbe.

Dicto clases tanto en Primario como en Inicial en esa modalidad. Por último, y por varios años, fue directora con personal a cargo en la Escuela José de San Martín de Sanabria. Allí con todos los grados y con jardín de 3 a 5 años.

“Estar actualizada”

Mary le cuenta a Villa María Educativa: “Me encanta estar actualizada”. Agrega: “quiero siempre saber qué lo que se enseña”.

Además hizo experiencias de radioteatro (en la Tecnoteca) y talleres de teatro.

Los interesados pueden ingresar al Facebook o comunicarse al 3533473415/3534147234.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here