Virtualidad en ESIL: “Mejor parados aunque el impacto no es neutro”

0
280

El director del Nivel Superior del ESIL Fabián Habegger dijo que la virtualidad “nos encuentra mejor parados aunque el impacto no es neutro”.

Habegger desde su experiencia cotidiana observa avances superadores en materia didáctica en esa escuela de lechería aunque reconoció que la vuelta a la presencialidad sería lo óptimo.

Virtualidad en ESIL

Definida la continuidad desde la virtualidad “el tiempo nos ha dicho que es posible poder trabajar en este sentido y estamos mejor posicionados en comparación a lo que nos tocó afrontar a comienzos de 2020”. Recordó que en los comienzos todo “fue imprevisto y con poca experiencia al respecto”.

Nos encuentra mejor parados porque observamos muchos avances ganados”, dice. Agrega: “la tarea docente ya encaminó con errores y aciertos un tránsito que le permitió capitalizar experiencia”.

Desde la gestión didáctica “también. Estamos mejor preparados que en el inicio debido a todos los recursos que se ponen en juego para poder llegar de mejor manera y de forma más completa a los estudiantes«.

Está claro que lo ideal es volver a la presencialidad lo antes que se pueda”, enfatiza. Y da sus razones: “Porque nuestras carreras no están armadas a distancia sino presenciales” y debido a que las “temáticas que abordamos son de actividad práctica, por sobre todas las cosas, es muy importante en cuanto al  tiempo que demanda resignificar el contenido teórico”.

A entender del directivo de Funesil un regreso a la presencialidad “fortalece lo relacional ya que es fundacional para una tarea didáctica superadora”.

En relación a las prácticas presenciales mínimas que pudieron desarrollar demuestra “que para el estudiante de Nivel Superior es muy motivador y organizador en sus prioridades como alumno”. Añade con respecto a esas prácticas profesionalizantes: “Uno siempre las valorizó pero ahora que no las tiene la hecha mucho más de menos”.

“El impacto no es neutro”

Así como describió los aspectos positivos de enseñar desde la virtualidad “que queda como cultura para la comunidad educativa” también “se van acumulando los negativos…”.

Desde lo cuantitativo reflexiona: “No nos olvidemos que en las carreras técnicas ya llevamos un 50% de ellas dictadas en la virtualidad. Me parece significativo remarcarlo”. Mirando a corto plazo remarca:Ojalá no sea así, pero si nos tocará terminar este año desde la virtualidad, un estudiante tendría dos tercios (un 66%) de la carrera cursada bajo esta modalidad y el impacto no es neutro, no me cabe duda”.

Los alumnos que están próximos a egresar aportan un capítulo aparte. “Están deseosos de poder terminar pero ocurre que no han podido regularizar muchos espacios curriculares debido a la imposibilidad de hacerlo de forma presencial por lo tanto tampoco pueden decidir la aprobación final de estas asignaturas”, enfatiza.

Necesitamos la presencialidad. La valorizamos sobremanera. Nos lo dicen los propios estudiantes. Hay necesidad de generar ese contacto cotidiano con el docente”, añade.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

4 + 2 =