Como una clase de ESI movilizó a la comunidad educativa del Instituto Estrada de Cintra

0
369

Una clase de ESI movilizó a la comunidad educativa del Instituto José Manuel Estrada de Cintra.

Una amiga, que comparte banco con la damnificada, le contó a una docente que su compañera fue abusada al terminar una actividad planteada desde las herramientas que brinda la ley de Educación Sexual Integral (ESI).

El presunto abusador, un policía jubilado de 70 años, se encuentra detenido luego de la denuncia realizada por Lucía Crescinbeni, directora del instituto.

Investiga el caso la Fiscalía de Instrucción de Bell Ville a cargo del doctor Nicolás Gambini.

Una clase de ESI

Ambas menores comparten el mismo banco en el curso de 1º año del Instituto Estrada. La amiga de la víctima se hizo de valor para contar lo sucedido al terminar una clase de ESI.

Ivana Le Roux, docente de Educación Física, junto a otro colega, Gerardo Miotti, lideraron ese día una actividad práctica en este sentido.

Junto con otro profesor trabajábamos una actividad de ESI, siempre teniendo en cuenta las necesidades de los estudiantes y como eje la violencia de género”, describe Le Roux a Villa María Educativa.

Para la actividad, entregaron un cuestionario con preguntas para cada uno de los alumnos para poder desarrollar la clase. Parte eran respondidas de manera directa y otras mediante una sopa de letras con palabras relacionadas con la violencia de género.

Esa estudiante (la amiga de la damnificada) que se sintió movilizada, le comentaba yo a la directora, confundió la palabra violencia con violación”, intuye Le Roux.

Desde el inicio de la actividad esta niña se mostraba muy interesada en el tema y participaba consultando sobre cada una de las respuestas que debía describir. “En un momento me dice ´profe, después tengo que hablar con Usted, le tengo que contar algo´…”, así comenzó el contundente relato sobre lo que estaba padeciendo una de sus mejores amigas.

Instituto José Manuel Estrada

Sin duda, en la docente tamaña movilización de la niña encendió sus alarmas y se aprestó, al terminar la clase, a escuchar el horror en el testimonio. “Me cuenta lo que le pasaba a su amiguita… Le dije que lo mantuviera en secreto, ya que es ´tu amiguita´ y ella pudo confiar en vos”.

Valor supremo tuvo la entereza de esta amiga, para que se encendieran todas las instancias institucionales, policiales y tribunalicias para ir en ayuda de esta menor de tan solo 13 años.

El valor de una clase de ESI

Creemos como docentes que la ESI, en estos momentos donde pasan tantas cosas, que es la escuela donde los estudiantes comienzan a animarse a contarlo”, enfatiza Ivana.

Ante la situación, la directora y el equipo técnico de la entidad, se pusieron a trabajar en ese sentido: la denuncia policial y el contacto pertinente con sus abuelos, los tutores de la menor.

Le Roux responde además a una consulta sobre si influyó en la decisión de esta niña, de contar lo que le pasaba a su amiga a la profe de Educación Física, a sabiendas que las clases suelen ser algo más desestructuradas. “Puede ser que eso haya sumado, y también sumó el hecho de que además de docente cumplo funciones como preceptora. Tengo mucho contacto con ellos”, describe.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

10 + 18 =