ESIL: disparar ideas para transformar la casa en laboratorios

0
319

Las dificultades a la hora de cumplir con la prácticas profesionalizantes también están presentes en la actual situación pandémica en las carreras de la Escuela Superior de Lechería (ESIL).

El dictado de contenidos prácticos está siendo parcial, readecuando contenidos, y con mucha imaginación y esfuerzo por parte de los docentes, alumnos y la gestión.

Las casas de los alumnos son, en algunos casos, pequeños laboratorios y hasta set de filmación.

Los estudiantes no logran, con la virtualidad existente, concitar su atención. Las prácticas suelen ser aliadas a la hora del dictado de algunas disciplinas.

Modalidades

Las prácticas, se desarrollan a través de actividades demostrativas, cambian a enfoques más de indagación en recursos disponibles en estas condiciones, reprograman permitiendo la regularización y se dejan materias abiertas con regularidades parciales.

Se desarrollaron con un grado “de creatividad” cambiando algunos enfoques trabajando con informes de las prácticas que otros desarrollan, readaptando algunos contenidos y desarrollando “muy parcialmente los contenidos”.

Los cambios

El Lic. Fabián Habegger, director del Nivel Superior de la Esil, dijo a VMEducativa que “el desarrollo de los contenidos fue parcial. En las materias netamente prácticas se ha logrado un mínimo de regularización y la mayor parte de la regulación, no de la aprobación final, se desarrollarán cuando regrese la presencialidad”.

Lic. Fabián Habegger

Redirrecionar guías de trabajo, espacios y horarios, gabinetes, y recursos humanos, son los tópicos en lo que piensan hoy para cuando se retorne a la presencialidad.

Y se esperanza en volver cuanto antes a esa forma de dictar clases “ya que los laboratorios y las visitas a campos experimentales, se pueden adecuar a las nuevas condiciones” que se deben cumplir debido al aislamiento social impuesto por el Covid 19 dice Habegger.

Fue un desafío mantener la motivación del estudiante. Muchas veces la prácticas que aún, cuando no las pudiese hacer, mostrarlas de alguna forma era un elemento motivacional”, sostuvo Habegger.

Presente y futuro

Las carreras de esa prestigiosa entidad local, con ascendencia nacional e internacional, hacen que las prácticas tomen un cariz fundamental: Gestión de la Producción Agropecuaria; Industrias Lácteas; Lechería y Tecnología de Alimentos y Alimentos. (Mirá las carreras).

El docente, en diálogo con este sitio, habla de dos enfoques distintos a la hora de referirse a cómo liderar los cambios en cuarentena: lo hecho hasta el momento y cómo se preparan con vistas al futuro.

En relación a lo hecho, y lo que estamos haciendo en el desarrollo del segundo cuatrimestre, también podemos hacer una división. Dos tipos de espacios curriculares. Aquellas en las que la actividad práctica se constituye como un complemento del desarrollo de fundamentos, que tiene un carácter más teórico e informativo y, las otras, que son indispensablemente prácticas y mediante el desarrollo de actividades prácticas”, argumenta. Estas últimas, no son más que las denominadas Prácticas Profesionalizantes.

¿Con qué criterios trabajan en aquellas materias donde la práctica es un complemento?

En esos casos, como ejemplo las químicas generales, la química orgánica, física, donde la práctica es importante pero, frente a la pandemia, las actividades prácticas pueden reprogramarse para que el alumno continúe con el desarrollo de la carrera”, dice.

Cuando comenzamos, allá por marzo, no lo planteábamos de esta forma, como hoy sí lo estamos haciendo, allá la urgencia del momento nos hizo cumplir con lo mínimo indispensable, que no era más que dictar algunas clases y de la mejor manera posible, a través de la virtualidad”, relata.

El laboratorio en casa

En esto, la creatividad, y en algunos casos el gran esfuerzo adicional por parte de los docentes, llevaron a buscar diferentes soluciones.

Algunas de ellas: “en vez de ir al laboratorio, los alumnos se filmaron haciendo algunas prácticas demostrativas, como se pudo le hicieron llegar el material al docente y el docente a sus alumnos”.

Otro enfoque, por parte de los docentes: “darle una característica más de indagación, trabajando sobre prácticos realizados por otros estudiantes. Ponerlos a buscar resultados y desarrollos sobre trabajos ya realizados, de acuerdo al eje temático. Ejemplo: un video científico, que no estaba pensado para enseñar, o apelar a papers (científicos), fruto de una investigación, para ser debatido o por qué no datos estadísticos sobre la producción relacionados a la temática que se está viendo”.

Las alternativas

En cuanto a lo pedagógico se reprogramaron algunas actividades. “Si en una Química I quedan dos trabajos prácticos pendientes, trasladarlo a Química Analítica que se va a dictar en el primer cuatrimestre del año que viene y que los contenidos sean acumulativos de aquellos que no se pudieron desarrollar”, describe el directivo.

De esa forma, el estudiante logrará la regularidad de la asignatura para que, a través de los exámenes virtuales, no pierda estas instancias evaluativas y pueda seguir con su proceso de formación, sin tener más obstáculos que los creados por la propia pandemia.

En aquellas donde la práctica es esencial, irremplazable, fundamental, no se puede regularizar las materias sino a través de la realización de la práctica propiamente dicha donde el estudiante desarrolla las destrezas en el escenario, y con los materiales necesarios, para lograr el desarrollo mínimo de las habilidades que se son propias de la especialidad de cada carrera”, explica.

Ejemplo: la Química es de un carácter más básico, de fundamento, pero después está el Análisis Aplicado con lo cual se lleva a la práctica de laboratorio para descubrir, por ejemplo, si un alimento o un herbicida, debe ser el que hay que aplicar a una determinada infestación de la producción hortícola. En esos casos, donde la práctica es fundamental, se logró un mínimo grado de avances”, sincera Habegger.

El rol docente

Allí es fundamental el rol del docente: muchos de ellos, optaron (al igual que lo dicho por sus pares de la Escuela del Trabajo) por buscar videos de estas prácticas y compartirlos con sus alumnos, y así aminorar la imposibilidad de asistir a las parcelas o laboratorios de prácticas. Inclusive, algunos de ellos, armaron guías donde estas prácticas se pudieran desarrollar en los domicilios.

Estamos muy expectantes para saber cuándo se podrá volver a este tipo de actividades. Somos más optimistas, en relación a cuándo volver, ya que nuestros escenarios son prácticamente distintos a los que requiere el dictado en el aula”, avizora.

Un laboratorio al aire libre: el campo

Un gabinete de práctica para nosotros puede ser un campo demostrativo, o una parcela, o un cultivo de vid, ya que en marzo del año que viene es la cosecha de la uva”, ejemplifica.

Y añade: “O en un laboratorio microbiológico donde el análisis aplicado, o la microbiología aplicada, lleva a la observación microscópica de la levadura que se utiliza para hacer ese vino. En ambos laboratorios, la distribución de los estudiantes puede ser distinta… o reedirrecionar las prácticas más demostrativas y menos participativas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí