La historia de Florencia y cómo sortear adversidades para terminar el secundario

0
1111

Florencia Reynoso acaba de terminar el secundario mediante el Programa de Jóvenes y Adultos. Una historia de superación para sortear adversidades.

Trabaja en el área de monitoreo de la Municipalidad de Villa María. Cursando el Nivel Medio tradicional su enfermedad le jugó una mala pasada y debió abandonarlo.

Apareció este programa municipal como camino alternativo. Luego sobrevino otros ecos de su enfermedad y hasta un accidente de tránsito.

La historia de Florencia

Mi experiencia fue hermosa y algo muy satisfactorio en lo personal. Era algo que tenía pendiente”, le dice a Villa María Educativa.

Florencia es diabética Tipo 1. Eso influyó crudamente en el desarrollo de sus estudios secundarios tradicionales. Hasta el punto que debió abandonarlo por la secuencia de sus interminables internaciones.

Cuando aparece esta oportunidad, con este nuevo proyecto, creí que ya era hora de terminarlo”, subraya.

Frente a las adversidades, una sonrisa parece ser la consigna de Florencia

Transitando el 1º año con esta modalidad para Jóvenes y Adultos vuelven los inconvenientes en su salud: tuvo desprendimiento de retina en ambos ojos.

Se me hizo un poco más largo ese año en cuanto a presentar los trabajos prácticos y poder concurrir a las clases”, recuerda. Asistía a clases sólo como oyente y luego, al ir recuperando la vista, fue entregando los trabajos.

Siempre me sentí contenida y apoyada por todos los profes”, dice y rescata la labor tutorial de Alejandra Navarro y del coordinador Pablo Ghione.

Cómo sortear adversidades

Comenzó a trabajar. Cursó 2º y 3º año con este doble desafío. “Debido a estas obligaciones, en las clases, los profesores nos ayudaban a terminar con los prácticos y avanzar con las materias”, recuerda.

Las adversidades no cesaron, por el contrario. “Durante el último año de cursado, tuve un accidente yendo a trabajar, me quebré los dos brazos y una pierna”, relata. “Fue muy complicado escribir… Tardé un poco más en presentar los trabajos. Me tuvieron paciencia y me ayudaron muchísimo para terminar”, agrega.

Florencia tiende su mensaje hacia aquellos que aún no terminaron con sus estudios secundarios. “Los jóvenes y la gente adulta que se lo debe, deberían aprovechar para terminarlo. Es un buen proyecto para seguir adelante”, reflexiona.

Florencia está casi decidida a perseguir mayores objetivos de capacitación. “Quiero seguir estudiando pero aún no sé qué…”, subraya.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

19 − dos =