Las universidades arrinconadas en materia presupuestaria: ¿Cómo afecta a la UNVM?

0
396

Las comunidades universitarias tendrán, como parte de la ciudadanía, un cierre de año con marcada incertidumbre. La escalada inflacionaria, los estamentos de ciencia e investigación en pleno acomodamiento y la decisión de Javier Milei de prorrogar el presupuesto de este año para el venidero.

Congelar los recursos a las casas de estudios sería abrirle las puertas a una serie de ajustes, que de hecho ya se están produciendo, en las distintas unidades académicas.

Universidades arrinconadas en materia presupuestaria

El rector de la UNVM Luis Negretti se muestra cauto y no quiere adelantarse a los acontecimientos.

La partida de gastos es absolutamente insuficiente”, le confía a Villa María Educativa. En este renglón, cabe destacar, que los rectores nucleados en el CIN aguardan la respuesta del secretario de Educación Carlos Torrendell a las asignaciones solicitadas en la última reunión plenaria. El Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) ya envió al Gobierno un presupuesto de 2,5 billones de pesos, que representa cerca de un 300 por ciento de aumento en relación con la partida inicial que recibieron las casas de estudios para 2023.

Por lo pronto, como botón de muestra, el valor de un menú diario en el Comedor Universitario del Campus de la UNVM ascendería a más de $1200, de los $500 que se cobró en estos últimos días.

¿Sueldos?

Rectores y gremios docentes comenzaron a alertar de que, de no girarse fondos que contemplen la escalada inflacionaria, se comprometería el funcionamiento a partir de abril: afrontar 2024 con el ingreso nominal de enero 2023 se volvería inviable.

En materia de pagos de salarios a docentes, investigadores y no docentes, le consultamos a Negretti si podrían verse comprometidos: “La verdad, no lo sé. Sería adelantarse”, contesta en esa misma línea de mesura y desconcierto.

Detalles

Las nuevas autoridades de Educación, como detalláramos desde este portal, se presentaron formalmente ante el Comité Ejecutivo del CIN la semana pasada. Al día siguiente hubo un segundo encuentro, en el que tanto el titular de la secretaría, Carlos Torrendell, como Alejandro Álvarez, quien será subsecretario de Políticas Universitarias, se comprometieron a estudiar las demandas más urgentes de los rectores en materia operativa.

Actualmente las cuestiones de corto plazo que nos ocupan son el pago de salarios de diciembre que se realiza en enero y el abono de las resoluciones firmadas por el gobierno anterior«, dijo a Página 12 el vicepresidente del CIN, Víctor Moriñigo.

La cuestión vertebral a resolver es cómo será el presupuesto 2024 de las universidades frente a la inflación y la suba de precios y tarifas.

Los rectores de todas las universidades nacionales reclaman una actualización del presupuesto de 2023, que fue de 752 mil millones de pesos, para encarar el próximo año con 2,5 billones de pesos. El aumento de más del 300 por ciento surge de considerar lo mínimo que estiman necesario para funcionar durante 2024.

¿El temor? Que se reitere el valor otorgado en 2023 siendo que se habla que con esa cifra no llegarían a funcionar cuatro meses.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí