Por una denuncia por violencia de género, interviene el Ministerio de Educación y la Justicia

2
505

Por una denuncia por violencia de género en una escuela local, interviene el Ministerio de Educación y la Justicia local.

Denuncia por violencia de género

Una docente denunció por violencia de género (Ley 26485) a su par, Manuel Arguello, quien alega su inocencia. Los docentes pertenecen al IPETyM 99 Rosario Vera Peñaloza.

Este docente tiene una orden de restricción que no le permite compartir turnos ni espacios con la denunciante. Esto impuso una encrucijada institucional importante ya que ambos compartían espacios en ambos turnos.

A raíz de este hecho la directora, Viviana Gigante, solicitó la intervención del Equipo Profesional de Acompañamiento Educativo (EPAE) y de la Comisión de Convivencia de la cartera educativa provincial.

Esto sucede ya que previamente se le aplicó al profesor en cuestión una sanción según marca el procedimiento administrativo de Córdoba.

La primera reunión entre ambos equipos y la dirección de la escuela será este martes 13 de abril.

La misma se originó a raíz de un primer acercamiento por este tema que la directora tuvo con la Inspectora General de Escuelas Técnicas del ministerio cordobés.

Por todo esto se ha generado un clima institucional muy feo”, sólo se limitó a decir Gigante a este portal.

Ambos docentes pugnaron por quedarse con el cargo “titular” de la vice dirección aunque por estos días no está en concurso. Lo hicieron en marzo de 2019 y ambos reprobaron el examen.

Denuncias cruzadas

La docente, quien además es vice directora de ese colegio, denunció por violencia de género en la Unidad Judicial (previa denuncia policial) a Manuel Arguello.

Este docente cuenta con casi 20 años de antigüedad dentro de la escuela y por este hecho recibió una suspensión de cinco días sin goce de haberes el pasado 22 de marzo.

Actualmente, ya se reintegró a sus tareas después de haber recibido “la máxima sanción” que se estipula en el reglamento.

A raíz de este hecho, se le otorgó a la docente una licencia (“carpeta médica”) “por largo tratamiento por razones de salud” por 30 días hasta el 16 de abril.

El área de Reconocimientos Médicos le otorga 15 días (el máximo) y la Junta Médica agregó los restantes para completar el mes de licencia.

Testigos claves

Todo comenzó el 17 de marzo cuando desde la vice dirección (la autoridad en ese momento, ya que no se encontraba la directora) se le reclama a Arguello no haber asistido a dictar clases en su horario predeterminado.

Entre las 8 y las 9 de la mañana de ese día sucedió este hecho que ahora también investiga la Justicia de Villa María.

Al llegar el docente a la escuela se entabla una discusión con la vice directora, quien denuncia luego los hechos.

De ahí en más, los dichos sobre los acontecimientos ocurridos presentan variaciones de acuerdo a los puntos de vista de sus protagonistas. Aunque los testigos oculares ratifican la versión de la agredida.

Arguello llegó totalmente exaltado”, describe uno de los dos testigos que existen dentro de la investigación administrativa institucional.

Las fuentes a la que tuvo acceso Villa María Educativa coinciden en este proceder del profesor esa mañana y ya figuran como testigos también dentro de la investigación judicial en el Juzgado de Familia.

Uno de esos dos testigos es “el que mayor relevancia adquiere” por tratarse de un hombre que presenció el altercado.

Como se describe en esta crónica hay dos investigaciones en curso: la administrativa y la judicial.

El descargo del docente denunciado

La damnificada presentó en la escuela copia de la denuncia que realiza en la Unidad Judicial adjuntando además la efectuada en la policía el mismo día 17. La docente también presentó un informe por escrito con un relato de los hechos.

Con toda esa documentación, la directora le solicita a Arguello que “explicite” los hechos acontecidos.

En su descargo, el docente alega que la vice directora “lo increpó frente a compañeros y estudiantes” y “una serie de retahílas”. Una retahíla es una sucesión de elementos que se mencionan o aparecen en un cierto orden.

La nota tiene casi tres páginas, pero sólo en una parte se refiere al hecho. En el resto, Arguello se encarga de mencionar su trayectoria institucional y su predisposición a colaborar con distintas instancias organizadas por la escuela.

El docente en su descargo no manifiesta textualmente lo expresado por la docente a su persona aunque si avanza en manifestar que la denunciante venía ejerciendo distintas “amenazas” para con él.

Arguello tampoco individualiza quiénes son los “compañeros y estudiantes” que presenciaron el hecho fortuito.

¿Qué dice la docente que denuncia?

A decir de nuestras fuentes, la docente que realizó la denuncia avanza en su informe en relación a individualizar a los testigos oculares del acontecimiento que terminaron transformándose en socorristas de su persona frente a lo que estaba sucediendo.

E incluye “palabra por palabra” los dichos que el profesor de Historia le habría propinado.

La docente menciona a “tres personas” como testigos. Dos de ellos ya presentaron por escrito sus testimonios pero la tercera no pudo hacerlo por encontrarse de licencia.

Uno de los testigos sería “la clave” de lo sucedido ya que en su informe “coincide casi totalmente” con lo expresado por la docente en su escrito institucional menciona una de nuestras fuentes.

Después de este suceso la vice directora se retiró del colegio a las 9 de la mañana producto de una crisis nerviosa posteriormente constatada por el médico policial.

En su escrito, ella manifiesta que el profesor “se le abalanzó” sobre su persona y que “con el dedo la señalaba e increpaba y gritaba”.

Arguello terminó de hablar y emprende una caminata impetuosa hacia la vice directora. Se le tira arriba, se le abalanza apuntándole con el dedo amenazante y la comienza a increpar”, alega uno de los testigos.

Ante esto la vice directora retrocede y comienza a achicarse físicamente con signos evidentes de temor paralizante”, agrega.

No pudo ni hablar ya que el profesor seguía gritando y amenazando diciéndole no voy a dejar que me marquen un incumplimiento”, añade. “Sentí temor que la golpeé”, asiste el testigo con lo que ratifica la violencia verbal pero descarta la física.

Voces discordantes

Un sinnúmero de fuentes consultadas por Villa María Educativa coinciden en una cosa: “son personalidades muy fuertes. Tanto Manuel como ella son muy similares siempre interpelan al otro…”.

Manuel cuestiona todo y ella es muy impetuosa”, agregan. “Este era un hecho que debiera haberse mantenido en el ámbito privado y el profesor lo hace público”, sólo agregó a este portal la directora Viviana Gigante.

Yo necesito un abordaje institucional para hacer las cosas de la mejor manera”, aseveró.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

dos × cinco =