Egresada del Polo de la Mujer: “Que no se sientan solas porque no están solas”

0
356

Una egresada del nivel secundario del Polo de la Mujer les habló a sus pares diciendo “que no se sientan solas porque no están solas”.

Carla Priano tiene 29 años de edad y una hija de 10 años. Junto a otras mujeres vienen de recibir su título de Nivel Medio el fin de semana.

Conocí el Polo de la Mujer porque sufrí violencia de género”, explica a Villa María Educativa.

Hoy estoy orgullosa por mí y soy un ejemplo para mi hija cuando le digo que tiene que terminar el secundario”, remarca orgullosa.

Carla cumplió el destacado rol de abanderada de la Promoción 2019.

Este espacio de capacitación depende del CENMA Manuel Anselmo Ocampo.

Egresada del Polo de la Mujer

Quiero decirles a todas las que están pasando por la misma situación que sí se puede. No es fácil pero nada es imposible”, repite.

Este es un paso muy importante para todas aquellas mujeres que estén pasando por esta situación que no tengan miedo porque estarán muy protegidas”, alienta Carla.

Que no se sientan solas porque no están solas”, remarca.

Carla, a la derecha arriba, junto a docentes del Polo de la Mujer

Priano recibió su título el sábado 24 de abril junto a sus compañeras Griselda Amaya y Micaela Romero.

“No tirar la toalla”

Carla nos explica que durante el tratamiento como víctima “fue ahí donde me hablaron de la posibilidad de terminar el secundario. No estaba en mis planes, debido a lo que pasé, sin embargo lo intenté”.

Dijo haberse sentido “muy cómoda con mis profesore/as y mis compañeras”.

Al principio fue cuesta arriba “porque trabajo y soy de ama de casa”, describe. Llegaba a su casa pasadas las 21.30 y al momento en que su hija se dormía completaba “lo que más podía de los cuadernillos”, dice. “Cuando me di cuenta ya iba por la mitad”, describe.

De su archivo personal, Carla compartió con este portal la foto que la muestra como Abanderada de la Promo 2019

También recuerda: “Tenía mis días buenos y de los malos también. Hubo veces que quería dejar todo porque se sentía muy cansada”.

Algunos de los porqués de continuar tienen su basamento en la fuerza que la docente Rosana Mosquera le imprimía a esta estudiante. “Sin embargo Rosana fue una de mis principales pilares. No quiso que dejara ni que bajara los brazos ni tirar la toalla como ella me decía”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

12 − seis =