La Pablo VI vacuna contra Covid y por la inclusión

0
227

En la Escuela Especial Pablo VI se vacuna contra el Covid en Villa Nueva pero también lo hace a diario a favor de la inclusión. La mediación de distintas situaciones poco favorables para una mejor enseñanza de los estudiantes desafió al equipo docente.

La pantalla o el WhatsAspp no reemplaza al docente en el aula mediando o generando estrategias que no son las mismas que de manera remota” le dice a Villa María Educativa Marcela Petrucci directora de esa escuela.

Consultada sobre si la no asistencia de los alumnos generó desánimos en ellos Petrucci señaló que “sólo en alumnos más grandes, aquellos a punto de egresar. No en los más chicos”.

La educación remota en esos casos, con ese perfil de estudiante “se puede lograr escasamente sólo con algunos ya que no todos cuentan con la conectividad o un teléfono” a disposición remarca. Fue allí donde la escuela, y el marcado esfuerzo docente, se abrieron hacia otros espacios comunitarios y poder “encontrar una red de WiFi y conectarse” por ejemplo. Increíble pero real.

Las redes digitales no reemplazan las convivencias, las vivencias y el hecho de compartir momentos.

La Pablo VI en el 2020

El 2020 fue complicado como en todas las escuelas. Hubo que acomodarse para proponer una enseñanza que no estaba pensada para una virtualidad”, dice su directora.

Esa consecuencia “generó todo un desafío de trabajo en equipo, colectivo y colaborativo, con otras instituciones de la comunidad para poder generar vínculos con los estudiantes”, explicó en relación a la falta de dispositivos o de conectividad.

Petrucci destaca que esas falencias “impactó fuerte a la hora de poder pensar en lo que implica la enseñanza y el seguimiento académico de los estudiantes”. Por ello “se hizo un fuerte trabajo en red donde se trató por todos los medios de hacer llegar las propuestas con cuadernillos en soporte papel que se iban entregando con las cajas del Paicor”. En esas ocasiones las familias iban trayendo los trabajos ya realizados después de haber sido trabajados mediante videollamadas con los estudiantes. Increíble pero real.

Algunas dependencias municipales colaboraban en la distribución de esos cuadernillos como también de otras escuelas.

Jaque al socializar

Al llegar el 2021 abrazando la esperanza de la presencialidad, debido a que la población actual es de 18 estudiantes, les dio la posibilidad de no practicar la alternancia. “Todos pudieron venir, se organizaban por burbujas, y nos permitió tener una presencialidad todos los días de lunes a viernes”, explica Petrucci.  

Jaque al presente formador. De regreso a los días de virtualidad “no es lo mismo en relación a lo afectivo, a las vivencias. No es igual que llegar a la escuela, encontrarse con un par, con sus rutinas, socializar meriendas”, dice. Para Petrucci esto “también puso en jaque otras cuestiones que la escuela trabaja mucho como el compartir, socializar… A eso hubo también que ponerles palabras que tuvo que ver con los cuidados preservando la salud”.

Muchas familias que conforman esa comunidad educativa sufrieron, y sufren, pérdidas de empleos o familiares a causa de pandemia, y sin duda que influye en el ánimo escolar del estudiante. “Muchas veces la familia está en otro lado porque tiene que ver con la supervivencia”, sitúa bien Petrucci y agrega que “una no puede dejar de lado esa situación del contexto para poder entender y analizar cómo entra la escuela dentro de ese contexto”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

dieciseis − 5 =