Alumnos confinados y escuelas cerradas: vuelta a clase en Europa

0
370

El cronograma escolar europeo estipula su comienzo de año escolar en setiembre y lo prolonga hasta junio. Al arribar el virus, cortó ese ciclo lectivo y, ahora, ya superó el receso de verano y volvieron las clases.

Ya en funcionamiento, no normal pero con protocolos, y buscando el cumplimiento de sanitización, los inconvenientes están a la orden del día y ensayan a prueba y error los pasos a seguir.

Suiza: comenzaron las clases la última semana de agosto. Hoy, muchas aulas cerradas, confinadas. El gobierno prometió tomar una postura, pero hasta ahora no lo ha hecho. Confusión y aprendizaje en el medio de la pandemia.

En el país de los relojes precisos, en una escuela primaria, luego de la primera semana de clases, tres grados completos fueron clausurados.

Significa que, tanto la maestra, como el alumno, y uno de los papás debe quedar confinado con ese menor. Es decir, diez días sin asistir al trabajo por parte de esos padres. El gobierno evalúa medidas sobre cómo afrontar la segunda ola de Covid en relación al ausentismo laboral, modalidad que se repite en Austria.

La vida cotidiana de los suizos, después del confinamiento, está siendo dura y muchas aristas no estarían siendo manejadas fácilmente por las autoridades.

Por otros países

En Francia comenzaron las clases hace una semana, y durante los  primeros días ya suman 22 las escuelas cerradas por infección.

La modalidad de la asistencia a clases, consiste que tanto maestros como alumnos lleven máscaras, uso de gel cada vez que se toca algo fuera del aula. Concretamente, las herramientas de protección son, para los alumnos primarios el lavado de manos y para los secundarios, el uso del gel.

Alemania: El lunes 14 de setiembre comenzaron las clases en ese país. Los mismos cuidados que detallamos en Francia. Los europeos, comentan con sorpresa la tardía fecha que los alemanes eligieron para volver a las escuelas y no saben cómo se sigue.

Italia: 5.600.000 alumnos comenzaron las clases también el día 14, fueron 12 de las 20 regiones que tiene la península las que abrieron aulas; las otras anunciaron hacerlo en las próximas semanas, por cuestiones netamente climáticas. Nuestras fuentes, nos hablan de que había cierto clima de “alegría” en las familias ya que esto permite ponerse en marcha, nuevamente, después de tanta zozobra vivida. A decir de muchas voces, se hablaba de que ese país, más que desde lo económico, necesitaba ponerse de pie desde lo social.

Logística chueca

Hubo inconvenientes desde la logística, para mantener la distancia social entre los estudiantes, debieron salir a alquilar otros sitios, más aquellas escuelas pequeñas que no tuvieron otra alternativa. Se firmaron convenios con cuarteles del ejército vacíos, con cines, teatros o salones parroquiales y hasta con hoteles en desuso. Aunque, algunas escuelas que no pudieron acceder a los convenios, continúan desde la virtualidad.

El protocolo es muy estricto, desde el punto de vista sanitario: distanciamiento de metro y medio, ventanas totalmente abiertas, uso de barbijo (tanto para alumnos como para docentes), medir la fiebre antes de entrar a los colegios, como también los padres deben hacerlo cuando salen desde sus casas rumbo a la escuela. Muchos de esos alumnos, almuerzan en la escuela, cumplimentan los mismos protocolos.

De haber casos positivos, se lo debe aislar al niño o al joven, en un aula vacía, a la espera de contactar al padre o médico de cabecera, para evitar aislar a toda la población áulica; lo mismo ocurriría si fuera un docente el infectado.

Pupitres y transporte

Para cumplimentar con el distanciamiento, el gobierno compró dos millones de pupitres individuales aunque, hasta ahora, aún sólo llegaron ciento veinte mil.

En tanto, para el transporte hacia y desde las escuelas, el Gobierno dispuso una capacidad máxima del 80 por ciento y el uso obligatorio de barbijos durante el trayecto.

El decreto “Disposiciones para el inicio del ciclo lectivo” dispone además que, en caso de positivos en alumnos de menos de 14 años, los padres accederán a licencia laboral mientras dure la cuarentena obligatoria si el contagio se dio en la escuela.

Desde el inicio de la pandemia, Italia registró 35.610 muertes por covid-19.

Cerrar fronteras

A decir de las fuentes consultadas por VME, muchos países tienen en carpeta volver a cerrar las fronteras, en procura de sostener su economía mientras se controla la curva de la pandemia. Aquellos ciudadanos que hayan viajado a otros países (aunque limítrofes) deben estar aislados 10 o 15 días.

Esto, sin duda, influye en la habitualidad escolar, ya que hay docentes que viven en una ciudad y dan clases en otra diferente. Esta vuelta de tuerca, queriendo caminar a la “nueva modalidad”, genera complicaciones en la vida institucional, por un lado, y de la familia, por el otro. Concretamente, se dificulta en el seno familiar saber si el fin de semana el niño deberá quedar confinado o, en su defecto, el docente/papa o mamá.

Fuentes: Mónica Haefeli (Lic. en Comunicación Social); Dr. Marcelo D’Aloisio (Jurista y periodista) y medios europeos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

11 − cinco =